27 ene. 2012

Volver a Empezar - Capítulo 4

Capítulo 4

Allí estaba viendo a su amiga. Las dos compartieron universidad y clase durante 2 años en los que se volvieron muy amigas, pero ésta se marchó a Madrid para tener mejor nivel de estudios:

-¡Virgi, que coincidencia!
-¿Qué tal estás?
-Muy bien, de vuelta a casa
-¿En serio? ¡Ay, que bien!- Y se abrazó a ella - Mira, estos son Mikel, mi tete, Javi, Basty y Ony. Son los componentes de un grupo que se llama D'NASH.

Sara saludó a todos, pero no podía apartar los ojos de Javi. Esos ojos verdes la habían cautivado, y más esa perfecta sonrisa del muchacho.

-Bueno guapas, nosotros nos vamos ya - anunció Basty
-Virgi, esta tarde paso a buscarte - le dijo Mikel
-Vale nene - le dió un beso - te quiero.

Las dos amigas se quedaron solas y fueron a tomar un café mientras se contaban todo lo que les había pasado en la vida durante esos años. Poco después se marcharon a sus destinos: Virgi a su casa y Sara a un piso que iba a compartir con unos estudiantes.

Al llegar a casa, la chica le contó todo a su madre, comió y fue a ducharse para estar lista. A las 5 en punto el joven estaba puntual llamando a la puerta.

-¡Hombre, si tenemos aquí al pequeño Mikel!- la madre de Virgi, Laura, había abierto la puerta
-Jaja, bueno, eso de pequeño...
-Pasa anda, que ahora sale la presumida...
-¡MAMÁ! Te he oido - se oyó gritar a la muchacha desde su habitación. Mikel reía a carcajadas.
-Que alegría volver a verte. No sabes lo mucho que extrañamos a tus padres.
-Ya les diré que vengan a haceros una visita. Por cierto, ¿Cómo está Pablo?
-Mi marido como siempre, trabajando.

En ese momento bajaba Virgi las escaleras a todo correr y estuvo a punto de caer porque se le trabó un tacón.

-Ey, no te me caigas - Mikel la esperaba junto a las escaleras y la sujetó antes de caer.
-Gracias hermoso mio- le sonrió tímida y avergonzada por la casi caída - Ya estoy lista. Mami nos vamos.
-Adiós hija. Hasta otra Mikel.
-¡¡ADIÓS!!- dijeron los dos a la vez.

De mientras, en la casa en la que iba a vivir Sara, conoció a otra chica que se llamaba Estefanía, con la cuál hizo mucha amistad.

Virgi y Mikel se dirigían a casa de éste en su coche. Durante el trayecto la joven no podía apartar los ojos de él. Tanto tiempo sin verle... ¡Y que guapo que estaba!
Cuando llegaron la muchacha se quedó boquiabierta:

-¿No me digas que tus padres viven aquí? ¡Esto es enorme!
-Jajaja, bueno, esta casa se la compré yo. Pero no es para tanto.
-¿Que no? ¡Si es 5 veces mi casa!

Cuando estuvieron frente a la puerta Mikel, muy caballerosamente le abrió la puerta del copiloto y tocó al timbre. A los pocos segundos abrió su madre:

-¡MIKEL!- gritó la mujer- Mi niño, por fin en casa- y le abrazó muy, muy fuerte.
-Hola mamá... Esto... ¿Puedes soltarme un poco? No puedo respirar.
Natalia, que era como se llamaba, dejó de abrazar a su hijo:
-Mira quién ha venido conmigo - y se apartó para que viera a la joven que venía con él.
-¿Tú eres...Virgi?
La chica asintió y volvió a pasar lo mismo. Natalia la abrazó tan fuerte que Mikel se lo tuvo que recordar:
-Mamá...
-Ay, lo siento, pero ha pasado tanto tiempo... ¿Qué tal están tus padres?
-Muy bien, como siempre.
-¿Sabes? Aquí la nena está estudiando Medicina - le informó Mikel a su madre.
-¡Cuánto me alegro cariño!
-¿Quieres que te enseñe la casa, peque?
-¡Pues claro! 


Los 3 pasaron al interior de la casa, que tenía 3 plantas.
-¿Y papá?
-Tenía una reunión, estará al llegar.
-Bueno, pues cuando regrese me avisas. Nos vamos a mi cuarto

Los jóvenes fueron a la habitación de Mikel , que aún seguía como él la recordaba.
-¡Que bonita tete!
-Si te gusta esto... Ven conmigo - y la agarró de la mano llevándola hacia una terraza.
-Madre mía, con terraza y todo...
-Cierra los ojos porfa - le pidió el chico

Virgi los cerró y se dejo guiar hata que los pudo abrir. No pudo articular palabra.
Aquellas vistas eran preciosas, se veía de pleno el mar.

-¿Qué me dices?
-¡Que te odio! Jajaja. ¡Esto es precioso, Mikel!
-Sé que te gustaría- y le sonrió
-¿Te había dicho ya que te has convertido en un hombre muy guapo? Las tendrás a millones...
-¡Mi peque que me la voy a comer! Tú si que estás preciosa. Y no, no tengo a nadie a mi lado, sólo a la música.

En esos momentos el móvil de la muchacha sonó y daba la casualidad que el tono de su móvil, que lo había cambiado hace un día era: "Sólo con verte devuelves a la vida lo que era muerte. Rompes mi calma, me pierdo en el delirio por fundir tus ganas". Mikel se extraño de oír la canción de "Sexy" por allí, hasta que Virgi fue a cogerlo algo avergonzada.

-Jajaja, vaya, bonito politono.
-¿A que si?- y soltó una carcajada antes de coger el teléfono.


CONTINUARÁ...

1 comentario:

  1. jaajajaja me encantaaa aiiss kiero k sigas a ver k pasa k verguu lo de la cancion xD bonito politono si jajaja me encanta tatah sigue sigue..
    kiero saber k mas pasa

    ResponderEliminar