11 ene. 2012

Desafiando al destino: Capítulo 8

Capítulo 8
Todos iban camino a la feria. Basty y Noelia iban delante, un poco más atrás iban también agarrados de la mano Javi y Paula. A continuación iban charlando juntos Mikel y Ony y un poco más alejadas de éstos, Virgi y Claudia. Llegaron al parque y dieron una vuelta.
Al ver la noria, Virgi se ilusionó, porque desde muy pequeña le había gustado montarse en ella. Rápidamente fue donde Paula, pero ésta le dijo que prefería quedarse abajo. Fue donde Noe, pero obtuvo un ``no´´ como respuesta y lo mismo pasó con Claudia. Triste, arrastró sus pies con la cabeza agachada. Mikel, al que no le gustaba verla así, fue a la taquilla a comprar dos entradas. Corrió hacia la chica, se plantó delante de ella y le mostró las entradas. Ella se puso muy contenta y abrazó al chico con fuerza:
-Yo me subo contigo, Virgi. Se ve que te hace mucha ilusión - le sonrió él.
-Muchas gracias! Buff, no sabes lo feliz que me acabas de hacer!- le besó en la mejilla.
-¿Vamos?
Virgi le sonrió y Mikel tiró de su mano.

Mientras ellos subían, Claudia fue a avisar a sus hermanas de que se marchaba. No podía estar cerca de Ony un segundo más. La chica desapareció dejando preocupadas a las dos. Noe se acercó a Ony y le dijo:
-Ve a hablar con ella, mira, yo soy su hermana y la conozco. Te quiere, pero tiene miedo... Miedo a la reacción de nuestro padre. Está sufriendo por la situación. Habla con ella, por favor.
Ony asimiló esas palabras y corrió detras de la chica. No podía dejar marcharla. No sin luchar por ella.
Al poco la alcanzó, la agarró del brazo por detrás y la volteó hacia él:
-¿Q-Qu-Que haces aquí?
-No voy a permitirme el perderte, no sin antes conocer tus sentimientos. ¿Me quieres?- Claudia agachó la mirada, pero él le sujetó la barbilla y se la alzó- No tengas miedo, los sentimientos no se pueden esconder

La chica empezó a llorar. La presión era demasiada. Esto a Ony le destrozaba el corazón:

Por favor, no me llores, Yo... no quería verte así, lo siento por forzarte a estar conmigo - dijo el muchacho con voz rota. Se dió media vuelta y caminó de regreso.
Claudia abrió en ese momento los ojos, no podía dejarle marchar, le quería demasiado como para olvidarse de él.
Corrió detrás de él, se plantó delante y le besó en los labios. Al separarse lágrimas corrían por sus mejillas:

-Lo siento... Tenía miedo... Yo... No debí...
-No pasa nada pequeña, ya me lo contó todo Noelia. No pienses en eso ahora, te prometo que nunca te voy a dejar sola y te defenderé con uñas y dientes.
Se besaron una vez más.
-Qué feliz soy!!!- gritó Ony descargando tanta tensión
-Jajaja calla! Nos está mirando todo el mundo!
-Me da igual... ¿Sabes una cosa? TE QUIERO!
De mientras, en la noria...

CONTINUARÁ...

1 comentario:

  1. oohh jajajajaa
    que loco este ony madre mia xD
    uuy uuy a ver k pasa en la noria yo kiero saber e.e

    ResponderEliminar